¿Roncas? Si no lo haces seguro que conoces a alguien que sí tienes este problema. Los ronquidos son una patología de lo más habitual entre la población española. Y lo peor de todo es que las personas afectadas no son solo aquellas que suelen roncar, sino también las que comparten espacio de sueño con ellas. Este trastorno del sueño provoca un descanso deficiente en quien la sufre en primera persona y en quien duerme a su lado. Por dicho motivo es importante intentar suavizarla a través de los diferentes métodos que existen. En este caso desde Ecomatalasser os queremos compartir una serie de sencillos hábitos que pueden combatir este problema. ¿Quieres conocerlos? Pues aquí los tienes.

Nada de alcohol por la noche

Una cerveza, una copa de vino… acompañar las comidas con alguna bebida que contenga alcohol es algo de lo más habitual en nuestra sociedad. Consumirlas en pequeñas dosis y de manera ocasional no debería suponer un problema grave de salud, pero a la hora de evitar los ronquidos no es nada favorable. ¿Cuál es el motivo? Muy sencillo. La ingesta de alcohol relaja los músculos que abren y cierran nuestras vías respiratorias, por lo que es más fácil que si tomamos alguna cosa no respiremos con total fluidez cuando conciliemos el sueño. Este factor aumentará las posibilidades de que ronquemos durante la noche, así que si quieres evitarlo procura no beber alcohol durante la cena o en las horas previas a meterte en la cama.

Vigila tu postura; duerme de lado.

Si te fijas las personas que roncan casi siempre lo suelen hacer cuando duermen boca arriba. Cuando esto sucede se les despierta para que se den la vuelta y se acaba obrando el milagro; la mayoría dejan de roncar. ¿Tan importante es la postura para evitar los ronquidos? Pues la respuesta es sí. Durmiendo de lado la presión ejercida sobre el cuello es menor, y por lo tanto las posibilidades de que los ronquidos hagan acto de presencia disminuyen. Es cierto que uno no puede evitar moverse por la noche, y que por mucho interés que tengas en dormirte sobre un costado lo más fácil es que te acabes moviendo y quedes durmiendo boca arriba. Si sabes que eres propenso a ello coloca algunos cojines que dificulten tu cambio de postura, si lo consigues es muy probable que ronques con menor intensidad o incluso que no lo hagas.

Acude a clases de canto

No, la gente de Ecomatalasser no nos hemos vuelto locos. Sabemos que a primera vista la relación entre los ronquidos y las clases de canto puede parecer inexistente, pero lo cierto es que la hay y mucha. Existen algunos estudios llevados a cabo en universidades del Reino Unido en los que se asegura que realizar ejercicios de canto durante 15 minutos al día disminuye ostensiblemente las posibilidades de roncar. ¿Cómo es posible?, te estarás preguntando. La respuesta es más sencilla de lo que parece. Estos ejercicios ayudan a que la musculatura del cuello sea más fuerte, con lo que será más complicado que nuestras vías respiratorias se cierren cuando no deben. También hay que decir que dichos estudios se llevaron a cabo sobre gente de todo tipo, y aquellas a quien cantar no les solucionó el problema eran personas con sobrepeso y problemas nasales.

Ejercita mandíbula y cuello

Para debilitar los ronquidos también puedes entrenar las zonas más implicadas en este problema; el cuello y la mandíbula. Si refuerzas ambas partes de tu cuerpo será más difícil que acabes roncando. Para ello puedes optar por realizar cada noche un ejercicio muy sencillo. Túmbate en la cama poco ante de irte a dormir y repite esta secuencia hasta cinco veces. Abre la boca al máximo, mantenla así durante unos segundos mientras que poco a poco sacas la lengua todo lo que puedas. Muévela de lado a lado e intenta tararear alguna canción. Puede parecer un poco ridículo pero son ejercicios patentados por doctores reconocidos en el campo de la medicina del sueño, de modo que ponlos en práctica y seguro que te ayudarán.

Todavía no has contestado a la primera pregunta; ¿Roncas? Si es así ya sabes cómo empezar a plantarle cara a esta patología. Y si conoces a alguien que sufre este problema comparte con él o con ella esta serie de sencillos hábitos y verás cómo surgen efecto. Desde Ecomatalasser esperamos haber sido de ayuda en tu guerra particular contra los ronquidos.