Dormir o no dormir. E aquí la cuestión. Dormir poco se ha convertido por desgracia en una costumbre demasiado habitual. Los motivos que nos abocan a ello pueden ser muy variados, puesto que algunas personas descansan menos horas de las necesarias por obligación pero otras muchas lo hacen por elección, algo que sin duda es mucho más grave. Nos encontramos inmersos en la era del exceso de trabajo, donde ya sea por iniciativa propia o por imposición de nuestro superior, acabamos dedicándole al mundo laboral más horas de las que deberíamos. ¿Y en que faceta nos repercute esta costumbre? Pues en nuestro descanso.

Debemos ser conscientes de que quitarnos horas de sueños para dedicárselas a otro tipo de tareas no nos hará ningún bien. No somo máquinas y por lo tanto necesitamos un tiempo específico en el que regenerar nuestro cuerpo y nuestra mente. Y con el fin de que nos concienciemos de ello hoy desde Ecomatalasser queremos compartiros una serie de problemas que pueden afectarnos si dormimos menos de lo que deberíamos. Esperamos conseguir que le deis al simple hecho de dormir la importancia que tiene.

Riesgo de accidentes

No es ninguna broma. La falta de sueño es un factor muy peligroso para nosotros mismos y para las personas que se encuentran a nuestro alrededor. Si trabajas en un despacho el riesgo desciende ostensiblemente, quizás lo que puede suceder es que te encuentren dormido sobre el teclado de un ordenador, pero en función de cual sea tu actividad laboral los problemas pueden ser muy serios. Cualquier trabajo en el que tengas que manejar material peligroso o una acción tan simple a primera vista como conducir, pueden ser una actividad de alto riesgo si no se ha dormido lo necesario. Por lo tanto la falta de sueño no parece a primera que pueda ser un problema tan grave, pero las situaciones que puede generar sí lo son.

Activación del sistema inmunológico

Cuando contraemos algún virus o alguna enfermedad nuestro sistema inmunológico entra en acción para defender nuestro organismo. Hasta aquí todo correcto. El problema llega cuando nuestras defensas entran en acción sin que exista un amenaza real de la que defenderse. Esto es lo que sucede cuando dormimos menos de los que deberíamos, así lo concluyen diferentes estudios médicos que han descubierto una actividad inusitada de nuestro sistema inmunológico tras algunos días en los que dormimos poco y mal. De manera que si no quieres que nuestro cuerpo actúe de la misma manera que cuando estamos enfermos debes procurar dormir al menos 7 horas cada noche.

Riesgo de padecer ansiedad y depresión

Lo hemos dicho antes. No somos máquinas, ni a nivel físico ni mental. Por este motivo es tan importante que durmamos las horas necesarias. Nuestro cuerpo puede verse afectado por la falta de descanso pero es nuestra mente la que sufrirá un mayor deterioro. Por lo tanto la falta reiterada de sueño puede acabar provocando problemas tales como la ansiedad o la depresión, enfermedades de tipo nervioso que requieren tratamiento para poder superarse.

Enfermedades graves

Debe quedar claro que las posibilidades de contraer enfermedades graves aumenta en función del tiempo que llevamos durmiendo menos de los necesario. Es decir, si dormimos mal una noche o una época concreta porque tenemos exámenes no estamos en riesgo de sufrirlas, Así que no debe cundir el pánico. Ahora bien si por costumbre dormimos demasiado poco estaremos en riesgo de padecer diabetes, enfermedades de corazón, problemas vasculares, obesidad y otros muchos problemas que pueden afectar gravemente a nuestra salud.

¿Duermes las horas que tu cuerpo y tu mente necesitan? Considéralo como una pregunta de vital importancia, puesto que como has podido comprobar la falta de sueño no es ninguna tontería. Como siempre desde Ecomatalasser esperamos que la información que os hemos compartido sea de vuestro interés.