¿Te sientes identificado con el título de este artículo? Si es así es porque te sueles levantar una o varias veces durante la noche para visitar el cuarto de baño. Esta necesidad se convierte en algo habitual a medida que vamos cumpliendo años. Cuando somos niños o adolescentes rara vez necesitamos interrumpir nuestros sueño para acudir al lavabo. Sin embargo, al llegar a la edad adulta empieza a ser algo mucho más recurrente que años atrás.

¿Te has preguntado alguna vez a qué se debe esta situación? Lo cierto es que puede ser provocado por varios motivos, algunos muy simples a primera vista y otros no tanto. Hoy desde Ecomatalasser os contamos cuales son las razones más habituales por las que solemos levantarnos de la cama de madrugada para ir al baño. ¡Vamos allá!

Beber más de la cuenta antes de acostarse

Esta es sin duda la razón más lógica. Poco antes de meternos en la cama bebemos más de la cuenta y durante la noche nuestra vejiga está demasiado llena como para aguantar hasta que nos levantemos por la mañana. Procura beber al menos dos vasos de agua durante la cena y de este modo no sentirás la necesidad de ingerir tanto líquido en las horas posteriores. Y puestos a beber algo si tomas un vaso de leche antes de irte a dormir además de saciar tu sed también te ayudará a conciliar el sueño con mayor facilidad.

Problemas de próstata

Levantarnos durante la noche para ir al baño también puede esconder tras de si algunos problemas de salud que desconozcamos. En el caso de los hombres este hábito puede venir provocado por un agrandamiento de la glándula prostática, algo que suele producirse con cierta facilidad al llegar a cierta edad. Este aumento de tamaño de la próstata provoca una mayor presión sobre la vejiga y por consiguiente una necesidad incesante de orinar.

No descansas bien

A primera vista no parece que dormir mal pueda tener relación con levantarse para ir al lavabo de madrugada. Pero lo cierto es que tiene conexión directa. La explicación es que los profesionales de la medicina del sueño recomiendan que no te quedes en la cama tumbado si te ves incapaz de conciliar el sueño. Pongámonos en situación. Te despiertas de madrugada, te desvelas y eres incapaz de volver a quedarte dormido. Si haces caso a los que de verdad entienden de esto te levantarás para volver a intentarlo un poco más tarde, y lo más probable es que en ese pequeño impás acabes visitando el lavabo.

Tener la tensión alta

Otro de los problemas de salud que puede esconder las visitas reiteradas al baño por la noche es tener la presión arterial peligrosamente alta. De hecho cuantas más veces acudas al inodoro más alta tendrás la tensión. Este problema está directamente relacionado con el consumo de sal y puede provocar episodios muy graves como por ejemplo problemas de corazón. De modo que si sospechas que este puede ser tu caso ponte en manos de tu médico de cabecera para iniciar un tratamiento lo antes posible.

Puede que seas diabético y todavía no lo sepas

Así como lo oyes. Una de las formas de descubrir la diabetes es a través del número de veces que acudes al cuarto de baño por la noche. El exceso de azúcar en la sangre se redirige a los riñones y provoca que la vejiga se llene con mayor facilidad, lo cual nos obliga a visitar el cuarto de baño asiduamente. Un análisis de orina dará rápidamente con el problema.

¿Te ha parecido útil esta información? Desde Ecomatalasser no solo estamos interesados en mejorar tu descanso, también queremos facilitarte información que pueda ser de interés para tu salud. ¡Esperamos que sea de tu ayuda!