¿Te gustan los animales? En caso de que la respuesta sea sí vamos con una segunda cuestión; ¿Tienes alguno en casa? Si la respuesta vuelve a ser afirmativa es más que probable que si se trata de un perro o un gato hayas dormido en alguna ocasión junto a él. Tanto unos como otros suelen ser animales muy frioleros, por lo que es bastante habitual que durante los meses más fríos del año intenten colarse entre tus sábanas para pasar la noche junto a ti. Y como en Ecomatalasser intentamos siempre mejorar vuestro descanso hemos decidido analizar los pros y los contras sobre el hecho de dormir junto a nuestra mascota. ¿Quieres saber si es una costumbre positiva o negativa para tus horas de sueño? ¡Pues vamos allá!

Ventajas de dormir con tu mascota

Refuerza el vínculo entre tú y el animal

Dormir junto a tu mascota es la mejor manera de reforzar el vínculo existente entre vosotros dos. Para ellos sentirse protegidos mientras duermen es vital para que puedan descansar plácidamente, y hacerlo al lado tuyo sin duda le aportará un plus de calidad en sus horas de sueño que harán que te esté eternamente agradecido.

Sueño placentero… sobre todo en invierno

Imagínatelo. En la calle unas bajas temperaturas de aupa y tú en tu cama, calentito bajo dos mantas y junto a tu mascota disfrutando de la compañía y el calor mutuo. El invierno es la época ideal para disfrutar de este pequeño placer, puesto que el resto del año el mismo animal puede que deje de visitar tu dormitorio ya que no hará tanto frío. En invierno solemos tener mayor facilidad para dormir de manera placentera, y si es acompañado por nuestra mascota las posibilidades de dormir bien aumentan.

Mejora la relajación previa al sueño

Acariciar a tu mascota es una de las mejores terapias antiestrés que existen. Ya sabemos lo importante que es estar relajado para poder quedarte dormido con facilidad, pues el hecho de tener un animal de compañía junto a ti y de poder acariciarlo mientras vas conciliando el sueño es sinónimo de relax instantáneo.

Desventajas de dormir con animales

No podrás librarte de esta costumbre

Mucho ojo con empezar algo de lo que después te puedes arrepentir. Lo decimos porque en el momento en que permitas que tu perro o tu gato se metan en tu cama te será tremendamente complicado sacarlos de ahí. Si se habitúan a pasar la noche contigo no será fácil que consigas quitarles esa costumbre. Y por mucho que puedas disuadirlos en un primer momento es muy probable que lo sigan intentando de madrugada.

Probabilidad alta de sueño interrumpido

Como era de suponer las personas y los animales tenemos ciclos de sueño muy distintos. Por dicho motivo las probabilidades de que el animal se despierte y se levante por la noche son altas. ¿Y que conlleva eso? Pues que a menos que tengas un sueño muy profundo es muy posible que al salir de la cama te acabe despertando.

Es poco higiénico

En el caso de los gatos este punto es un tanto menos preocupante, puesto que son animales más autosuficientes en cuanto al aseo personal se refiere. Ellos mismos se encargan de estar siempre limpios y presentables. En el caso de los perros estos suelen requerir un baño cada cierto tiempo, por lo que meterlos en nuestra cama puede resultar una costumbre poco higiénica.

Como habéis podido comprobar dormir junto a un animal de compañía tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. La recomendación de Ecomatalasser es que llevéis a cabo la opción que más favorezca a vuestro descanso, al fin y al cabo eso es sin duda lo más importante.