Entrados ya en el mes de junio cada vez falta menos para uno de los periodos de tiempo más esperados durante todo el año; las vacaciones. Por fin podemos desconectar, olvidarnos por unas semanas de todo lo relacionado con el trabajo, sentirnos liberados de cualquier atadura que tenga que ver con el mundo laboral. Pero debemos ser conscientes de que por desgracia las vacaciones se acaban y nos toca volver a la rutina diaria, por lo que es importante que mientras dispongamos de tiempo libre intentemos que nuestro descanso sea tan beneficioso como cuando estamos activos.

Desde Ecomatalasser sabemos que es complicado. Cuando disfrutamos de un periodo vacacional solemos variar nuestras rutinas de sueño, cambiamos de cama con frecuencia y nuestra dieta incluye alimentos que no nos ayudan a dormir. Por eso es muy importante que tengáis en cuenta una serie de consejos que pueden ayudarnos a que estar de vacaciones y dormir bien no sean dos actos incompatibles. ¿Quieres conocerlos? Toma nota.

Vete de vacaciones… Con la almohada

La cama es una pieza fundamental para nuestro descanso, pero no lo es más que la almohada. Dolor de cuello, problemas cervicales y de columna…. Estos problemas pueden venir provocados por el uso de una almohada inadecuada según nuestras características. Si tienes pensado pasar algunos días en un hotel, en un camping, en un apartamento… en cualquier lugar que no sea tu casa, puedes optar por llevarte la almohada que sueles utilizar en tu cama. Ya sabemos que es un bulto más y que ya vas suficientemente cargado de maletas, pero créenos, después de unas cuantas noches lo agradecerás.

Siestas sí, pero cortas

Dile adiós al estrés y hola a la relajación. Toca olvidarse de todos los problemas y recargar pilar para encarar el nuevo curso laboral. Durante las semanas en que estés de vacaciones seguro que las siestas hacen acto de presencia de manera habitual. Tras una comida copiosa los párpados empiezan a pesar y el sofá o la cama te llaman para que reposes un rato. Hazlo, no hay nada que te lo impida, pero ten cierta medida con su duración, ya que las siestas demasiado largas provocarán que por la noche seas incapaz de pegar ojo hasta altas horas de la madrugada. ¿Y que conlleva eso? Pues entrar en un bucle que te lo puede hacer pasar realmente mal los primeros días de vuelta al trabajo.

Un antifaz nunca está de más

Aquí no hay ningún problema de espacio. Un antifaz te cabe incluso en un bolsillo, así que no hay excusa para incluirlo en tus enseres de viaje. Puede que no lo utilices habitualmente para dormir en casa, pero tiene mucho sentido que lo lleves contigo siempre en función de tu destino vacacional. Te contamos. Si para poder descansar correctamente eres de los que necesita que haya total oscuridad en tu habitación puedes encontrarte con un serio problema en muchos hoteles, campings y apartamentos. Nadie te asegura que las ventanas vayan a tener persianas o que no entre luz por algún que otro resquicio. De modo que en caso de urgencia un antifaz puede ser la diferencia entre una noche de sueño profundo y una mala noche.

Organiza tus vacaciones teniendo en cuenta tu descanso

No nos malinterpretes. Eres libre de organizar tus vacaciones como a ti te de la gana, faltaría más. Pero nos referimos a que tengas en cuenta que unas vacaciones de aquí para allá a un ritmo vertiginoso al final resultan más extenuantes que el mismo trabajo. Es decir, si tienes la intención de realizar algún tour por diferentes países en los que dormirás en lugares poco habituales y en los que te costará descansar resérvate algunos días al final de las vacaciones para poder descansar al 100% antes de la vuelta al mundo laboral. No puedes volver al trabajo más cansado de lo que te fuiste.

¿Preparado para tus vacaciones? Desde Ecomatalasser esperamos que desconectes todo lo posible y que puedas descansar como es debido. Estamos convencidos de que estos consejos te serán de gran ayuda.