Empieza la cuenta atrás para comenzar a disfrutar de la Navidad, una de las épocas más especiales del año pero también una de las más perjudiciales para nuestra salud. Las Navidades suelen ser sinónimo de comer y beber, y no precisamente alimentos ligeros de fácil digestión. También suelen venir acompañadas de una deficiente actividad física, lo cual tampoco resulta saludable para nuestro organismo. ¿Qué puedo hacer para disfrutar al máximo de estas fechas pero sin que resulte dañino para mi salud? Si alguna vez te has realizado esta pregunta Ecomatalasser te brinda algunos consejos para que obtengas la respuesta. ¡¡Vamos allá!!

Entre comilona y comilona… ¡verduras y ensaladas!

Hay una serie de platos típicos navideños que son auténticas bombas de relojería. No te vamos a pedir que no los pruebes, o que no te saltes la tradición. Pero sí que los días en que te toque realizar comidas copiosas optes por un menú ligero para acompañarlas. ¿Toca comida familiar de aquellas con sobremesa incluida? Pues por la noche un plato de verdura hervida o a la plancha te ayudará a regular esta montaña rusa de calorías que son las navidades. ¿Llega de cena de nochebuena y la de fin de año? Pues aquel día a la hora de comer opta por una crema de verduras o bien una ensalada verde. Una manera sencilla de combinar comidas pesadas con otras mucho más recomendables.

Come despacio

Puede parecer una tontería, pero la gula jamás ha sido una buena consejera para la salud. Durante estos días nos sentamos frente a platos y postres que no solemos comer el resto del año. Resultado; empezamos a comer con tantas ganas que en ocasiones comemos demasiado rápido. Comer tan deprisa no es para nada aconsejable, ya no solo porque forzamos a nuestros aparato digestivo a trabajar a marchar forzadas, sino porque es más difícil que nos sintamos saciados y dejemos de comer. Mastica la comida, come con tranquilidad. Las reuniones familiares son para disfrutarlas con calma, de modo que disfruta de lo que comes y saboréalo. Tu estómago te lo agradecerá.

Una pieza de fruta al día

Las Navidades son la época de los turrones, los mazapanes, los polvorones… por eso la tradicional fruta queda relegada a un segundo plano. Pocos hábitos pueden ser tan beneficiosos para la salud como comer una pieza de fruta al día, pero durante estas fechas pocas veces solemos llevarlo a cabo. Elige tú el momento. Para desayunar, para comer, para merendar o para cenar. Incluso para picar entre horas. Una manzana, una pera, un plátano, una naranja… la variedad que tu prefieras. Si te lo propones no es nada difícil de realizar, y en una época del año en el que los alimentos son tan pesados un poco de fruta será como una bocanada de aire fresco para tu organismo.

Haz ejercicio

De acuerdo. En Navidad hace frío, se está muy bien en el sofá tapado con una manta y después de una comida copiosa resulta muy difícil pensar en salir a correr o a practicar cualquier tipo de deporte. Pero tienes que hacer un esfuerzo por quemar las calorías que están ingiriendo de más durante estas semanas. Es época de regalos. Aprovecha para pedirle a Papa Noel o a los Reyes Magos algo relacionado con el deporte, algo que puedas probar durante esos días mientras te ejercitas. Unas bambas nuevas, una bicicleta, un patinete (eléctrico no vale), unas botas de fútbol… cualquier regalo que te motive a practicar deporte durante las navidades es un regalo sano.

¿Qué te ha parecido? ¿Dispuesto a disfrutar de unas Navidades sanas? Desde Ecomatalasser esperamos que estos consejos te sirvan para gozar de esta mágica época del año de la manera más saludable.