Uno de los problemas más habituales causado por un colchón deficiente es el dolor de espalda. Si este no reúne las características adecuadas no solo dificultará nuestro descanso, sino que también acabará provocando este tipo de molestias físicas. Ecomatalasser tiene la solución para que esto no ocurra, nuestros colchones y nuestras almohadas están diseñados teniendo en cuenta las características físicas y las necesidades de cada uno de nosotros. Pero más allá de la calidad de nuestros productos, lo que hoy os ofrecemos es una serie de remedios caseros y naturales para aliviar las molestias que puede provocar por ejemplo una mala postura al dormir. Ya sabéis, si os levantáis con la columna adolorida poned en práctica estos sencillos consejos:

Té de salvia

El té es una bebida reconfortante en cualquier momento del día. Además, el hecho de que pueda beberse fría en verano y caliente en invierno la convierte en un producto apetecible los 12 meses del año. En este caso hemos optado por la salvia porque es una planta con grandes propiedades antiinflamatorias, por lo que ayudará a aliviar cualquier dolor muscular o cualquier molestia en la espalda. Para ello tan solo tienes que poner a hervir dos o tres cucharadas de hoja de salvia en 1,5 litros de agua. Con que hierva entre 5 y 10 minutos es más que suficiente para que pueda ayudar a desinflamar las zonas adoloridas.

Zumo de naranja recién exprimido

Sabemos a ciencia cierta que la ingesta de vitamina C a diario es fundamental para prevenir problemas de salud tales como los catarros, los resfriados o la gripe. Pues bien, este tipo de vitamina también resulta esencial a la hora de calmar dolores musculares. La manera más habitual de tomarla es a través de la naranja, ya sea comiendo una pieza de fruta o bien exprimida en forma de zumo. En este caso optaremos por exprimir tres de ellas y sin añadir ni una pizca de azúcar tomaremos este jugo tan sabroso como saludable para nuestro organismo. Cabe decir que tampoco debemos excedernos en el consumo de vitamina C, ya que la cantidad recomendada por los profesionales es de 2 gramos al día.

Un baño caliente… ¡con azufre!

Seguro que en alguna ocasión, después de andar en exceso, has metido los pies en un barreño de agua caliente. Este simple hecho tiene una explicación muy lógica, y es que la inmersión en agua templada o caliente es uno de los métodos no farmacológicos y a la vez más efectivos contra el dolor. Se suele utilizar de manera muy habitual con molestias musculares y también puede ponerse en práctica para aliviar los dolores de espalda. Hasta aquí todo correcto, pero ¿y lo del azufre? Puede sonar algo extraño pero este componente estaba presente en todos los balnearios en los que se trataban diferentes patologías a través de sus aguas. 100 gramos de polvo de azufre en la bañera y sumérgete en ella para que el mineral pueda hacer efecto.

Masaje con aceite de jengibre

No es buena idea aplicar fuerza en los masajes si no se tienen nociones de fisioterapeuta. Por este motivo debemos recalcar que este masaje que describimos a continuación deber ser muy suave, con el único propósito de que el aceite que aplicaremos sobre la zona afectada penetre en la piel y pueda actuar debidamente. El aceite de jengibre es un antiinflamatorio no esteroideo natural que nos ayudará a calmar el dolor de espalda a los pocos minutos de su aparición. Para conseguir dicho alivio debemos mezclar 5 gotas de este aceite con 10 gotas de aceite de almendras dulces y aplicarlas sobre la zona adolorida. Recuerda realizar un masaje suave para no perjudicar la musculatura. ¡Verás cómo funciona!

Desde Ecomatalasser advertimos que este tipo de tratamientos suelen ser efectivos en dolores de espalda ocasionales, provocados mayoritariamente por una mala postura al dormir o por colchones y almohadas de mala calidad. Si buscáis acabar con estas molestias de la manera más natural os invitamos a que os pongáis en contacto con nosotros. Si lo hacéis mejoraremos vuestro descanso.