Desafortunadamente disponer de un buen equipo de descanso no siempre nos garantiza que durmamos bien. Y es que hay aspectos de nuestra salud que poco o nada tienen que ver con el colchón o la almohada que utilicemos. Un ejemplo claro de ello es la famosa acidez nocturna también conocida como reflujo, una desagradable sensación de ardor en la boca del estómago que nos despierta de manera repentina cuando nos encontramos en el séptimo sueño.

Hoy repasaremos los factores que favorecen su aparición, con la intención de que seas precavido y te adelantes a su posible aparición. Y si ya es tarde para eso tampoco debes preocuparte en exceso, ya que también te contamos algunos remedios naturales con los que podrás hacerle frente. ¡Vamos allá!

¿Por qué tengo acidez nocturna?

El principal motivo que provoca esta dolencia es un pequeño desajuste en la válvula del esófago, aquella que debe mantenerse supuestamente cerrada mientras estamos realizando la digestión. Una anomalía en esta zona provocaría que dicha válvula no cerrara bien y facilitaría la aparición del reflujo nocturno.

Hay también otros factores que ayudan a que padezcamos acidez durante la noche. Las comidas copiosas o el hecho de tomar alcohol pocas horas antes de acostarnos no es recomendable si eres propenso a padecer ardor de estómago. Así que una cena ligera y agua para beber resultan unas buenas armas para combatirlo.

Remedios naturales contra la acidez

Infusión de Jenjibre

El jengibre es una de las plantas de moda. Comenzamos a conocerla gracias a la cocina asiática pero con el paso de los años se ha convertido en un ingrediente habitual en muchas de las cocinas de este país. En este caso nos ayudará a combatir la acidez a través de sus propiedades antiinflamatorias y su efecto gastroprotector que se encarga de bloquear el ácido. Se comercializan muchos tipos de infusiones que contienen jengibre, pero si optas por elaborarla tú mismo bastará con que pongas agua a hervir y una vez apagues el fuego añadas una parte de esta raíz troceada. Déjalo reposar, añade unas gotitas de limón y ya podrás disfrutar de tu infusión natural.

Zumo de aloe vera

Sin duda otro de los elementos naturales con más seguidores. El aloe vera es beneficioso para muchas cosas, pero es conocido por todos por ser un potente regenerador cutáneo. En este caso lo utilizaremos para evitar la aparición del reflujo nocturno, y lo vamos a hacer a través de un rico zumo con el que dormirás plácidamente toda la noche. La pulpa de esta planta es la que mayores propiedades contiene, de manera que la extraeremos y la licuaremos añadiéndole agua en mayor o menor cantidad dependiendo de nuestro gusto. Para endulzar su sabor podemos añadirle por ejemplo fresas, que gracias a sus propiedades diuréticas nos ayudarán a limpiar el riñón.

Papaya

Esta fruta tropical originaria de Centroamérica es sin duda una de las armas más sabrosas con la que combatir el reflujo nocturno. Es tan efectiva en estos casos debido a que contiene una enzima digestiva conocida como papaína, cuya principal propiedad es facilitar la digestión estomacal evitando así la acidez. Además la papaya también es una fruta muy recomendada para personas que quieran prevenir los problemas de corazón, ya que evita que el colesterol se acumule en las arterías obstruyéndolas. Al disponer de un alto contenido en vitamina C también te ayudará a prevenir los resfriados.

Cabe destacar que la gravedad que puede acarrear padecer acidez va siempre en función de la asiduidad con la que esta aparezca. Si sucede de manera puntual puedes poner a prueba algunos de los remedios naturales que te hemos recomendado. Si por el contrario se convierte en algo habitual, desde Ecomatalasser te recomendamos que acudas a la consulta de un médico para poner freno a esta desagradable sensación.