La vida útil de un colchón no debería superar los 10 años. Claro que podemos seguir utilizándolo por más tiempo, pero es muy probable que haya perdido la mayor parte de sus facultades, por lo que puede llegar a ser perjudicial para nuestro cuerpo. Por lo tanto, el momento de elegir un nuevo colchón es mucho más importante de lo que parece. Puede que no nos provoque la misma motivación que cuando compramos una televisión nueva, pero lo cierto es que dicho momento puede tener mucha repercusión en nuestra salud.

A primera vista puede parecer que dormir sobre un colchón inadecuado no es un problema serio. Que como mucho puede repercutirnos en un simple dolor de espalda. Pero a continuación podremos comprobar cómo de ello pueden depender muchos otros problemas de salud. Con el fin de que lo tengáis en cuenta a la hora de escoger vuestro nuevo equipo de descanso os contamos las molestias que puede ocasionar comprar un colchón poco recomendable.

Dolor de espalda

Esta es sin duda la molestia más habitual que puede ocasionar dormir en un colchón de baja calidad. Cada vez son más las personas que conviven con el dolor de espalda y no es ninguna casualidad. Los colchones fabricados de manera industrial pocas veces se adecuan a las necesidades físicas de cada persona, un factor que a la larga acaba ocasionando este tipo de problemas. ¿Y qué sucede si nos duele la espalda? Pues que nuestro día a día se convierte en una rutina mucho más complicada. Cualquier movimiento hará que nos acordemos del lugar en el que descansamos, y todo por una mala elección de colchón.

Afecta al sistema inmunológico

Todo está conectado entre sí. Es cierto que un colchón no puede hacer que tus defensas bajen así como así, pero si no descansas bien durante un determinado período de tiempo puedes tener por seguro que tu salud se resentirá. Dormir mal afectará a tu sistema inmunológico, aumentando las posibilidades de que padezcas enfermedades leves como por ejemplo la gripe.

Dolores cervicales

Al igual que sucedía con los problemas de espalda un colchón de baja calidad, acompañado de una almohada poco adecuada, pueden provocar molestias cervicales. Pero en este caso debemos añadir un agravante, que son los posibles vértigos que pueden ocasionar los dolores en la zona del cuello y la nuca. La conexión entre las cervicales y la columna vertebral está expuesta a un importante grado de tensión a diario, por lo que si no logra recuperarse durante nuestras horas de descanso puede pasarnos factura.

Recuperaciones más lentas

En caso de padecer algún tipo de operación, cuya recuperación debas llevar a cabo en casa, el proceso puede alargarse si tu colchón no es el adecuado. Tanto el cuerpo como la mente se regeneran durante las horas de sueño, por lo que si no descansamos bien tardaremos más tiempo del previsto en recuperarnos al 100%.

Insomnio y estrés

Los problemas de salud que puede ocasionar un mal colchón no son solo físicos. Está médicamente probado que dormir sobre una pieza de descanso poco adecuada puede llegar a repercutir psicológicamente en las persona, provocando molestias tales como el estrés y la ansiedad. Asimismo, si el cuerpo se habitúa a no descansar como es debido podemos llegar a tener problemas para conciliar el sueño, con lo que estaremos avanzando a pasos agigantados hacia un caso de insomnio leve.

Como habéis podido comprobar el momento de elegir un colchón nuevo es más importante de lo que parece. En Ecomatalasser buscamos por encima de todo el bienestar de las personas, elaborando colchones muy especiales con un objetivo concreto; evitar todos los problemas de salud que aquí hemos nombrado y otros muchos como la fibromialgia, las alergias o la sensibilidad a los productos químicos. ¡Cuéntanos cuáles son tus necesidades y haremos el colchón perfecto para ti!