Cerca de una cuarta parte de las personas adultas no descansan lo suficiente. Por eso desde el Ecomatalasser os proponemos algunas recomendaciones que los expertos consideran básicas para facilitar el sueño y descansar bien.

1. La ventilación. Hay que airear y ventilar nuestra habitación cada día unos 10 minutos. Una habitación limpia, ventilada y con una temperatura adecuada nos permite sentirnos más confortables.
2. En invierno, baja la calefacción. Para una buena noche de sueño, asegúrate de que tu habitación se encuentre suficientemente fresca. De esta manera, el ambiente estará en sincronía con la temperatura interna de tu cuerpo (que naturalmente suele bajar durante las noches). La temperatura ideal para dormir está entre 19 y 26 grados,
3. Comer. Evita los estimulantes, como las bebidas con cafeína, antes de dormirte. Las cenas copiosas favorecen la pesadez y también dificultan el sueño. Los expertos recomiendan cenar al menos 90 minutos antes de acostarse.
4. Evitar el alcohol. Se ha demostrado que el alcohol interfiere con los biorritmos naturales del cuerpo, ocasionando que la presión arterial suba y el ritmo cardíaco acelere, cuando por la noche el cuerpo debe relajarse. Trata de eliminar el alcohol dentro de las dos o tres horas previas a dormirte.
5. Ropa. Usa piezas preferiblemente amplias y de algodón 100%.
6. Televisión e Internet. Evita ver películas o escenas que crean tensión emocional antes de irte a la cama.
7. Hora. Procura irte a la cama siempre a la misma hora. Los patrones de conducta contribuyen a mejorar el sueño.
8. Ducha. Toma un baño o ducha relajante con agua caliente o templada antes de acostarse.
9. Colchón. Elige un colchón que se adapte a tu peso y tu altura. Renuévalo si ya ha cumplido diez años.
10. Rutina relajante. Una actividad relajante, lejos de luces brillantes que pueden causar excitación o ansiedad, ayuda a separar la actividad del tiempo de sueño y facilita el sueño profundo durante la noche. Leer o escuchar música suave, por ejemplo, nos ayudará a relajarnos.