El uso del cabecero hoy en día es básicamente decorativo, a la vez permite apoyar la espalda cuando estás sentado sobre la cama leyendo, comiendo o mirando la televisión. Antiguamente, pero, esta pieza era clave para entender la estructura de la cama, ya que ayudaba a soportar las patas de éste.

Lo cierto es que el cabecero, ayuda a dar más estabilidad y consistencia a la cama cuando nos movemos, porque es una pieza que enmarca la cama. Además, se puede considerar un elemento útil ya que evita que nos demos golpes con la pared.

Los cabeceros antiguos solían estar fabricados de madera maciza o de metal con piezas soldadas. Los cabeceros modernos actuales, en cambio, están formados por una sola pieza rectangular o cuadrada.

Además, según el tipo de material con que están fabricados podemos encontrar una gran variedad de cabeceros. Desde los de madera, que suelen ser los más habituales, los fabricados con forja que buscan un estilo más rústico y vintage, de tela o los hechos con tapices de piel, de cuero o de imitación de algunos de estos dos materiales.

Desde el Ecomatalasser recomendamos que cada uno escoja y compruebe el cabezal que más se adapte a sus necesidades, sin olvidar que es una pieza que nos ayudará a tener una estructura más consistente. Nos puedes encontrar en Biocultura Barcelona, Madrid o Valencia, donde podrás ver i comprobar los beneficios de nuestros productos artesanales