Debido a nuestras numerosas obligaciones diarias sentirse agotado es algo bastante habitual. En muchos casos, desde que nos levantamos de la cama por la mañana hasta que nos acostamos por la noche apenas tenemos tiempo de descansar. Afortunadamente, nuestras horas de sueño actúan para que en cuanto vuelva a sonar el despertador podamos afrontar una nueva jornada con las pilas bien cargadas de energía. Pero como suele suceder en todos los ámbitos de la vida, no todo el mundo tiene esa suerte.

Un 2,4% de la población española padece un problema muy concreto relacionado con el descanso. Una patología que evita, entre otras muchas cosas, que la persona que la sufre pueda levantarse de la cama con la sensación de haber descansado por la noche. Hablamos de la fibromialgia, una enfermedad que afecta en su gran mayoría a mujeres de mediana edad y que provoca dolores generalizados en todo el cuerpo afectando tanto a músculos como a huesos.

Con la intención de mejorar en la medida de lo posible la calidad del descanso de estas personas hoy compartimos una serie de pautas a seguir para poder dormir bien si se padece fibromialgia.

No duermas más de 7 horas

Es fácil caer en la tentación. Te levantas por la mañana con una sensación de agotamiento desesperante, con dolores musculares y muy cansado. Y lo primero que se te pasa por la cabeza, si tu agenda te lo permite, es quedarte en la cama alguna hora más. Es lo que te pide el cuerpo, pero a la hora de la verdad si decides seguir durmiendo por la mañana no estarás realizando una acción nada recomendable, ya que llegada la noche te será mucho más complicado conciliar el sueño, con lo que a la mañana siguiente la sensación de cansancio será todavía mayor.

Yoga contra la fibromialgia

¿Has practicado alguna vez yoga? Es muy recomendable para alcanzar la relajación previa al sueño. Es cierto que las personas que padecen fibromialgia no deben realizar ejercicios severos que puedan aumentar la sensación de fatiga muscular, pero en este caso nos referimos a una serie de posturas muy adecuadas para estos casos. Es muy recomendable que si no has practicado nunca esta técnica te inicies con los ejercicios más sencillos y vayas aumentando de nivel con el paso del tiempo. Te dejamos un vídeo en el que puedes empezar a practicar cuando quieras.

Variar la postura en función del dolor

La fibromialgia provoca dolores en músculos y articulaciones. Este es el principal motivo que importuna el descanso de las personas que la sufren. En caso de que el dolor esté focalizado en una zona muy concreta es recomendable colocarse en posturas especiales. Por ejemplo, en caso de que padezcamos un intenso dolor de hombro la postura más adecuada será dormir de costado reclinado sobre el hombro que no nos duele y con las rodillas semi flexionadas. Si por el contrario lo que nos duele es la espalda en este caso será recomendable que nos coloquemos boca arriba con uno o dos cojines balo las rodillas, de manera que la columna quede perfectamente alineada y en pleno contacto con el colchón.

Infusión de tomillo

Tomar una infusión es muy recomendable antes de acostarse, pero antes debemos asegurarnos de que no contiene ningún tipo de excitante, aunque este sea natural. Las infusiones nos asientan el estómago y existe un amplio abanico de variedades con fines relajantes. En casos de fibromialgia la infusión de tomillo es la más adecuada, ya que esta planta posee propiedades para combatir los dolores musculares y de huesos.

Cabe decir que muchos de los productos elaborados de manera artesanal por Ecomatalasser están especialmente diseñados para aliviar las molestias causadas por la fibromialgia. Si padeces esta dolorosa enfermedad te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros. Cuéntanos más sobre tu caso y mejoraremos tu descanso.