En el sector del descanso es habitual que aparezca el látex, pero pocas veces se habla de los tipos de látex que puede contener un colchón; que son principalmente dos, el natural y el sintético.

El látex sintético proviene del petróleo, sus principales componentes son el butadieno y el estireno. Los colchones con un núcleo de látex sintético son perfectamente viables para lograr un buen descanso, pero nunca llegan a proporcionar el confort que aporta el látex natural, con respecto a la suavidad, la textura, el aroma, la elasticidad o la adaptabilidad.

Ahora bien, hay personas que prefieren el látex sintético antes que el natural, ya que el primero tiene una consistencia más firme, a diferencia del natural que es más blando. Ecomatalasser utiliza latex natural importado de Alemania. Nos puedes encontrar en Biocultura Barcelona, Madrid o Valencia, donde podrás ver i comprobar los beneficios de nuestros productos artesanales
Otro rasgo diferenciador entre ambos materiales es el color. El color del látex sintético es más blanco que el natural que amarillea.

¿Pero, de dónde y cómo se obtiene el látex natural? El látex es un jugo lechoso que se extrae del interior de varias plantas, la más habitual es la Hevea Brasiliensis. Después de hacer un corte oblicuo en un tercio del diámetro de la corteza del árbol, éste se vierte en cubos. Seguidamente, el látex pasa por un tratamiento y se convierte en una materia elástica, pero también esponjosa, suave y ecológica, de la que estará hecha el núcleo o los acolchados del colchón.

Un colchón de látex podrá ser identificado por el fabricante o comerciante como de “látex natural” si el porcentaje de éste es igual o supera el 85%. En el resto de casos, sólo se podrá hablar de “colchón de látex”.

Os puede parecer extraño porque seguro que más de una vez habéis oído la frase de “colchones de látex 100% natural”. Esto no deja de ser publicidad engañosa, un colchón de látex no puede llegar a ser nunca 100% natural, ya que para dar forma y robustez, hay que utilizar componentes sintéticos y químicos.