Los problemas para dormir son tan habituales en nuestra sociedad que la gente ha optado por buscar todo tipo de soluciones. No basta con estar cansado. No basta con pasar el día bostezando. Llega la hora de acostarse y en muchos casos la que debería ser una tarea fácil y sencilla como conciliar el sueño se convierte en misión imposible. Tal es así que muchas personas han buscado ayuda en terapias alternativas como la relajación o la meditación y en prácticas poco habituales como el Feng Shui.

Hoy nos centraremos en este último, un arte ancestral originario de China con más de 4.000 años de antigüedad que cuenta con cada vez más seguidores. Esta técnica basada en la distribución de nuestra casa puede lograr que aumente el bienestar del espacio en el que se lleva a cabo. En este caso nos centramos en el dormitorio, la habitación más importante de la casa y en la que, a través del Feng Shui, podemos obtener un descanso más placentero. Esto es lo que debes tener en cuenta.

La importancia de la posición de la cama

El Feng Shui especifica que la cama en la que dormimos debe cumplir una serie de requisitos. Es importante que el cabecero esté pegado a la pared, es decir no debe estar situada en medio de la habitación de manera en que puedas rodearla andando. Tampoco es bueno que solo pueda accederse a ella por uno de sus lados, de modo que no debe tener ninguno de sus laterales pegados a cualquier mueble. Es importante que exista un equilibrio en los elementos que tenga alrededor, por lo tanto no es favorable que solo tengas una mesita de noche a uno de los lados. Y por último también debes tener en cuenta que una vez acostado tus pies no deben apuntar directamente a la entrada de la habitación.

Sin espejos en la habitación

No es un simple consejo decorativo. Los expertos en Feng Shui afirman que estos elementos no aportan ningún beneficio a nuestro espacio de descanso. Es verdad que tienen su utilidad a la hora de vestirse y prepararse para salir, pero en lo que dormir se refiere no aportan nada bueno. Según esta teoría los espejos absorben la energía positiva de la habitación aumentando nuestras preocupaciones. La recomendación es clara; puedes tener espejos en casa pero si los alejas de tu dormitorio dormirás mucho mejor.

Un dormitorio poco cargado

Minimalismo al poder. ¿Qué necesitamos en nuestro dormitorio? Realmente lo imprescindible es la cama y como mucho una cómoda y un armario en los que guardar ropa. Todo lo demás está de más. Así lo define el Feng Shui, cuya creencia asegura que nuestra habitación debe estar lo más despejada posible. Cuantos menos muebles y objetos haya más fácil será que la energía fluya entre esas cuatro paredes. Y no hace falta decir que nada de televisión cerca de la cama. Los aparatos electrónicos rompen la armonía del espacio, así que no debe haber ningún dispositivo electrónico cerca de donde duermas.

Evita los tonos oscuros

¿Y cómo puede influir el color de la habitación en nuestro descanso? Pues según el Feng Shui las tonalidades excesivamente chillonas u oscuras como el negro, el rojo o el amarillo son poco adecuadas para un espacio en el que lo que se pretende es descansar. SI por el contrario optamos por colores mucho más suaves como el ocre, el marrón claro o el rosa pastel será mucho más fácil la conciliación del sueño a través de la calma espiritual que aportan estos tonos. Ya sabes, si llega el momento de pintar tu dormitorio ten en cuentas estos detalles.

Pon a prueba estos consejos y la energía fluirá en tu dormitorio de manera correcta. Combina estas recomendaciones con los productos de Ecomatalasser y el buen descanso está asegurado.