Dormir mal repercute de manera muy importante en nuestra rutina diaria. Si no descansamos como es debido nos sentiremos poco activos, agotados y apáticos, por lo que llevar a cabo nuestras obligaciones será mucho más complicado. Los estudios realizados ofrecen cifras alarmantes; 1 de cada 3 españoles tiene problemas para dormir, de manera que resulta bastante frecuente toparnos con personas que parecen no haber disfrutado de un sueño placentero durante la noche.

Bostezos, mal humor, rostro de cansancio… son solo algunos de los síntomas más habituales entre aquellos que no han dormido bien. La somnolencia, definida como sensación de pesadez, sueño, embotamiento de los sentidos y torpeza en los movimientos, nos acompaña durante nuestra jornada laboral, convirtiéndola en un espacio de tiempo interminable y agotador. Pero afortunadamente es algo que podemos remediar. Las personas con problemas para dormir suelen tomar asiduamente productos excitantes como Coca Cola, café o diferentes tipos de bebidas energéticas para intentar solapar su estado somnoliento. Y lo cierto es que a través de ellas pueden conseguirlo, pero no son las opciones más recomendables para nuestra salud.

Es por ello que pasamos a enumerar una serie de remedios naturales con los que combatir la somnolencia. Si no has podido dormir bien y temes que el día se te haga demasiado pesado pruébalos y verás que son mano de santo.

Aguacate en la dieta

Pocos alimentos tienen tantas propiedades beneficiosas para el organismo como el aguacate. Dispone de un alto contenido en potasio y unos niveles aceptables de magnesio, además de aportarnos vitaminas del grupo B y E. También es rico en aceites vegetales y muy recomendable si sales a correr, acudes al gimnasio o practicas cualquier tipo de deporte. Toda la energía que nos aporta conseguirá que, en caso de no haber descansado lo suficiente durante la noche, podamos rendir al máximo a lo largo del día. Además, coincidiendo con la llegada del buen tiempo, existen infinidad de recetas frescas y saludables que incluyen aguacate. ¡Que aproveche!

Agua y limón

¡SÍ sí, como lo oyes! Tan sencillo como exprimir un chorrito de limón en un vaso de agua y te habrás preparado una bebida energética de lo más saludable. Para empezar debemos tener en cuenta que la hidratación es importantísima para estar despiertos, es decir si no has dormido bien procura beber más agua de la que tomas habitualmente. El limón colabora expulsando las toxinas de nuestro organismo y nos permite sentirnos más frescos y activos. Un remedio natural que emulará los efectos de una bebida energética pero sin la enorme cantidad de azúcares que estas contienen.

Té verde

El té, al contener teína, es especialmente recomendable en casos de cansancio o agotamiento. Conseguirá reavivar nuestro estado a través de propiedades naturales, por lo que si logramos consumirlo en lugar del café le haremos un favor a nuestro organismo. La práctica totalidad de los tés son beneficiosos pero hay una en concreto que es especialmente recomendable para combatir la somnolencia. Hablamos del té verde, cuyos polifenol tiene como principal virtud la regulación del sueño. Es decir, esta sustancia se encarga de mantenernos despiertos durante el día y de facilitarnos el descanso por la noche.

Batido de yogur y plátano

¿Se te ocurre un desayuno más sabroso y saludable que un batido de yogur y plátano? Pues estos dos ingredientes, además de estar para chuparse los dedos, contienen nutrientes esenciales que activan nuestras funciones físicas y mentales. Por lo tanto se trata de un preparado tan beneficioso para la salud como para combatir la somnolencia. ¿Has pasado mala noche y temes que el día se te haga larguísimo? Pues pasa por la licuadora un yogur natural y un plátano entero y obtendrás la solución a tu problema.

Debemos destacar que todos estos remedios son recomendables en casos puntuales en los que no logremos dormir bien. Si las noches en vela se convierten en algo demasiado habitual os invitamos a que os pongáis en contacto con Ecomatalasser. Elaboramos para ti el equipo de descanso que se adecue a tus necesidades.