Esta parte planta, un protector de la semilla, merece una especial atención. Por sus múltiples cualidades, su flexibilidad y la perfecta adaptación al cuerpo, los rellenos con cáscara de espelta son muy aconsejables para todas las edades. Además, dan sensación de frescor en verano y de calidez en invierno
Sus cualidades terapéuticas son:
• Mitiga algunos dolores como migrañas, dolores de cabeza, etc. Además de los dolores producidos por reuma o gota.
• Favorece la circulación, alivia las varices y ayuda al descanso de las piernas.
• Reduce el insomnio y el nerviosismo.
• Alivia la sinusitis y algunas al • alergias.
• Regula la temperatura corporal, ya que permite la transpiración y la absorción de la humedad.
• Proporciona una correcta posición de la columna.
• Elimina los ronquidos.
• Neutraliza las energías telúriques (conjunto de radiaciones que emanan de la tierra y que, en algunos lugares, son nocivas para nuestra salud).